Lucrecia perezLos hechos ocurrieron sobre las nueve de la noche del viernes, día 13 de noviembre, cuando cuatro enmascarados vestidos de ropa negra penetraron en la antigua discoteca Four Roses, un local que en otros tiempos fue centro de diversión de gente "guapa", situado en la carretera de La Coruña, en el distrito de Aravaca. Los asaltantes dispararon indiscriminadamente contra los dominicanos que cenaban una sopa a la luz de una vela y huyeron en un coche que les esperaba. Lucrecia Pérez Matos, de 33 años, que llegó a España un mes y tres días antes, resultó alcanzada por dos tiros, uno de ellos en el corazón, ingresando muerta al Hospital. El otro herido grave fue Augusto César Vargas, también dominicano.


Fue una bala del nueve largo Parabellum, fabricada en España por Santa Bárbara (Actualmente parte de General Dynamics), de uso policial y militar, la que acabó con la vida de Lucrecia.


La Guardia Civil y el Delegado del Gobierno de Madrid atribuyeron desde el primer momento la autoría del crimen a grupos de extrema derecha, ligados a algunos elementos policiales, dado el arma y la munición utilizada.