Hava Pexha

Rexha se pasó toda la vida cumpliendo pesados trabajos de campo y tareas domésticas -pastoreo de ganado, crianza de niños- sin tomar nunca un descanso. Murió a los 123 años y fue enterrada junto al marido con quien ella lamentaba haber sido forzada a casarse a los 14 años