Pilas y Acumuladores
 

RECOGIDA DE PILAS, BATERIAS Y ACUMULADORES


¿Qué son las pilas y acumuladores?


Pilas y Acumuladores Las pilas y los acumuladores son dispositivos que permiten la obtención de energía eléctrica por transformación de la energía química. Las pilas y acumuladores se utilizan en transistores, juguetes, linternas, relojes, calculadoras, cámaras fotográficas, teléfonos móviles, etc. Las pilas y acumuladores contienen algunos metales pesados como el mercurio, el cadmio o el plomo, que son potencialmente peligrosos para la salud y el medio ambiente. Por ello, se consideran residuos peligrosos y están sujetos a una recogida y tratamiento específicos.


Dentro de estos conceptos, hay que distinguir
entre pila, constituida por uno o varios elementos primarios (éstos no pueden ser regenerados y por tanto no son recargables) y acumulador, constituido por uno o varios elementos secundarios (éstos pueden ser regenerados y por tanto son recargables). Es decir, una vez agotado el acumulador podemos regenerar los elementos activos, por tanto, su vida puede contemplar varios ciclos de carga y descarga, cosa que no ocurre con la pila.


A algunos acumuladores se les denomina comúnmente baterías
como las de los teléfonos móviles, pero esta denominación no se ajusta a la definición de batería establecida en la normativa europea y española que rige estos residuos, mientras que las baterías de automoción e industriales sí se encuentran incluidas en dicha definición.


Este tipo de residuos, por sus características y por su proliferación, se rigen por una normativa específica a nivel europeo, la Directiva 2006/66/CE, que se ha traspuesto al marco normativo estatal mediante el Real Decreto 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos y el Real Decreto 943/2010, de 23 de julio, por el que se modifica el Real Decreto 106/2008. Esta normativa incorpora los principios de «quien contamina paga» y de responsabilidad del productor, de manera que los productores, que ponen por primera vez este producto en el mercado, como los fabricantes, importadores o adquirientes intracomunitarios, están obligados a hacerse cargo de la recogida y gestión de la misma cantidad, en peso y tipo, de las pilas y baterías que hayan puesto en el mercado.


 
Pilas y Acumuladores
 

La normativa afecta a todo tipo de pilas, acumuladores y baterías, independientemente de su forma, volumen, peso, composición o uso:

  • Pilas botón
  • Pilas estándar
  • Acumuladores portátiles
  • Pilas, acumuladores y baterías de automoción
  • Pilas, acumuladores y baterías industriales
  • Otros tipos


Incluye también
las pilas, acumuladores y baterías procedentes de los vehículos al final de su vida útil y de los aparatos eléctricos y electrónicos. Las únicas excepciones son las pilas, acumuladores y baterías utilizados en equipos concebidos para fines militares o destinados a ser enviados al espacio, que quedan excluidos de esta normativa.



¿Cuánto y dónde se generan?


Pilas y Acumuladores
Desde el Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente se calcula que en España, en los últimos años, se han vendido aproximadamente 450 millones de unidades de pilas y acumuladores portátiles al año, lo que supone más de 12.000 toneladas de pilas y acumuladores portátiles al año.

 

Cuándo y dónde se generan las pilas

   

 Domicilios

Pilas o baterías de aparatos eléctricos y electrónicos de uso domestico: Baño: máquina de afeitar, cepillo eléctrico, etc. Estudio: ordenador portátil, ratón, calculadora, etc. Sala de estar: radio portátil, mando a distancia, etc. Otros: cámaras, GPS, móviles, relojes, juguetes, linterna, despertadores, etc.

Actividades comerciales

Dependiendo de la actividad pueden generar diferentes tipos de pilas y acumuladores asimilables a los domiciliarios, además de las baterías de vehículos al final de su vida útil y de otras industriales.

Administración pública y equipamientos

Dependiendo de la actividad pueden generar diferentes tipos de pilas y acumuladores asimilables a los domiciliarios.

   

 
¿Qué características tienen?


Pilas y Acumuladores
Las pilas pueden ser
de forma cilíndrica, prismática o de forma de botones, dependiendo de la finalidad a la cual se destinan. Existen muchos tipos de pilas que se pueden clasificar inicialmente en dos grandes grupos:

  • Primarias o pilas que una vez agotadas no es posible recuperar el estado de carga.
  • Secundarias o acumuladores, en las que la transformación de la energía química en eléctrica es reversible, por lo que se pueden recargar. Por tanto la cantidad de residuos generados es mucho menor.


Las pilas se componen
, en general, de celdas electrolíticas que contiene dos placas de metales distintos (cátodo y ánodo) separadas entre sí por una solución iónica (medio conductor de electrones entre ambas placas). Estas celdas se encuentran en un recipiente metálico o plástico. Para separar los elementos activos contienen papel o cartón, además pueden presentar, en algunos casos y dentro de los límites admisibles, plomo o cadmio para mejorar la construcción o mercurio para limitar la corrosión. La función del mercurio en las pilas es la de almacenar las impurezas contenidas en las materias primas, que generan gases, y que pueden perjudicar el funcionamiento y la seguridad de la pila. El mercurio, plomo y el cadmio no son los únicos elementos tóxicos, dependiendo del tipo de pila, puede además contener zinc, manganeso y níquel.

Pilas y Acumuladores
El Real Decreto 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos realiza una definición detallada de cada tipología de pila y acumulador:

  • Pila: Fuente de energía eléctrica obtenida por transformación directa de energía química y constituida por uno o varios elementos primarios (no recargables).
  • Acumulador: Fuente de energía eléctrica generada por transformación directa de energía química y constituida por uno o varios elementos secundarios (recargables).
  • Pila botón: Pila o acumulador, pequeño, portátil y de forma redonda, cuyo diámetro sea mayor que su altura, destinado a aparatos especiales, como audífonos, relojes, pequeños aparatos portátiles y dispositivos de reserva.
  • Pila estándar: Pila de peso inferior a 1 Kg, diferente de las pilas botón, destinada a ser instalada en productos de gran consumo o profesionales.
  • Pila o acumulador portátil: Cualquier pila, pila botón, acumulador o batería que esté precintado, pueda llevarse en la mano y no sea industrial ni de automoción, tales como, por ejemplo, las pilas botón y estándar, y los acumuladores utilizados en teléfonos móviles, videocámaras, luces de emergencia y herramientas portátiles.
  • Pila o acumulador de automoción: Pila o acumulador utilizado para el arranque, encendido o alumbrado de vehículos.
  • Pila o acumulador industrial: Pila o acumulador diseñado exclusivamente para uso industrial o profesional o utilizado en cualquier tipo de vehículo eléctrico.
  • Batería: Conjunto de pilas o acumuladores conectados entre sí, formando una unidad integrada y cerrada dentro de una carcasa exterior no destinada a ser desmontada ni abierta por el usuario final. Ejemplos de baterías son las baterías de automoción y las baterías industriales.


Pilas y Acumuladores
Este grupo de residuos son gestionados a través de Sistemas integrados de gestión/sistemas colectivos de responsabilidad ampliada, de manera que sus productores deben financiar su gestión y reciclado una vez se convierten en residuos y las entidades gestoras de estos sistemas deben desarrollar circuitos de recogida separada y transporte. En el caso de Móstoles es ECOPILA.

Algunos sectores, como el de automoción, han establecido acuerdos voluntarios exclusivamente para la recogida de baterías  conforme a lo establecido por la Directiva y el Real Decreto de pilas y acumuladores.





¿Por qué se deben gestionar adecuadamente?


Pilas y Acumuladores
La prevención de la producción de residuos de pilas y acumuladores es prioritaria, pero una vez generados, la recogida separada tiene como objetivo posibilitar el reciclaje de calidad de los materiales que los conforman y tratar las sustancias peligrosas que contienen, hecho que comporta un ahorro de energía, emisiones y materias primas, consiguiendo los siguientes beneficios:


  • Cierre del ciclo de los residuos de pilas y acumuladores con su reciclaje y posterior utilización para producir nuevos productos, en substitución de las materias primas.
  • Las pilas y acumuladores contienen distintos metales pesados en diferentes concentraciones, como el mercurio, el cadmio o el plomo, que son potencialmente peligrosos para la salud y el medio ambiente (la mayoría de los metales pesados son bioacumulativos y pasan de un organismo a otro a través de la cadena alimentaria). Si las pilas se depositan en el medio de forma incontrolada, el agua de lluvia puede arrastrar los metales hacia el agua subterránea, los ríos y el mar y los seres vivos se pueden ver afectados.
  • Reducción de las cantidades de materiales aportadas a depósitos controlados y, por tanto, de las necesidades de espacio en vertederos.
  • Aumento de la sensibilización ciudadana en relación a la gestión de los residuos y a la protección del medio ambiente. Impacto positivo limitado sobre el empleo con la creación de nuevos puestos de trabajo en el sector de la recogida y reciclaje.
 
Pilas y Acumuladores


¿Cómo se pueden prevenir?


Pilas y Acumuladores Al igual que el resto de residuos considerados peligrosos, a pesar de que las pilas y los acumuladores en cantidad no suponen un porcentaje elevado respeto la generación de residuos total, su potencial de contaminación debido a los metales pesados que contienen y su gestión compleja y costosa, los convierte en una fracción sobre la que se debe aplicar actuaciones de prevención.

Las acciones de prevención que se pueden desarrollar son la promoción de la sustitución de pilas y acumuladores de un solo uso por pilas y acumuladores recargables y pequeños AEE solares y la sustitución directa de los productos por otros con conexión eléctrica. También está de moda la utilización de dinamos.




¿Cómo se separan en origen y se recogen?


Pilas y Acumuladores
Las pilas y acumuladores se deben separar en origen y posteriormente se deben entregar en los sistemas de recogida habilitados:

  • Sistema de recogida municipal:
  • Puntos limpios fijos y móviles. Las baterías de vehículos y las baterías de grandes dimensiones de AEE por sus características únicamente se recepciona en los Puntos Limpios.
  • Puntos de recogida en vía pública como marquesinas o paneles publicitarios, etc.
  • Puntos de recogida en centros públicos: colegios, institutos, polideportivos, juntas de distrito, etc.
  • Puntos de recogida en establecimientos comerciales y especializados.
   
Pilas y Acumuladores Pilas y Acumuladores
   
Pilas y Acumuladores Pilas y Acumuladores
   
Pilas y Acumuladores
   

Los productores de pilas y acumuladores a través de los SIG tienen la obligación de recoger, con la periodicidad necesaria, estos residuos de los puntos de acopio y trasladarlos a las instalaciones autorizadas para que sean tratados.


Pilas y Acumuladores
 


¿Cómo se tratan?


1. Tratamiento y reciclaje de pilas estándar:

Pilas y Acumuladores Las pilas son sometidas a un proceso mecánico con diferentes etapas de trituración bajo condiciones de refrigeración con nitrógeno. Después de pasar por una canaleta vibratoria y un lavado con agua se separan los metales férreos y no férreos, plástico, papel y polvo de pilas.


El polvo de las pilas pasa al proceso hidrometalúrgico para recuperar los diferentes metales que contiene. Añadiendo ácido y reactivos se consigue finalmente los siguientes materiales listos para su almacenamiento y venta:

  • grafito y bióxido de manganeso
  • cimiento metálico Hg, Cu, Ni, Zn y Cd.
  • disolución de sulfato de zinc
  • sales de manganeso



2. Tratamiento y reciclaje de pilas botón:


Las pilas botón se introducen en un cuarto de destilación donde se separan los casquetes metálicos de las pilas botón del mercurio, ambos se almacenan posteriormente para su venta.



3. Tratamiento y reciclaje de baterías de móvil:


Las baterías son sometidas a un proceso mecánico con diferentes etapas de trituración. Dado que puede haber baterías que mantengan cierta carga energética, la trituración se hace en ambiente controlado, para evitar posibles explosiones. Después de pasar por una canaleta vibratoria y un lavado con agua se separan los metales férricos y no férricos, plástico, papel y polvo de acumulador.

El polvo de acumulador pasa al proceso hidrometalúrgico para recuperar los diferentes metales contenidos. Añadiendo ácido y reactivos se obtiene finalmente los siguientes materiales listos para su almacenamiento y venta: cobalto, níquel, cobre, hierro, aluminio, cadmio, titanio, litio, entre otros.



4. Tratamiento y reciclaje de baterías para vehículos:


Las baterías recogidas se destinan a una planta donde se recupera el ácido. Después son trituradas y se separa el envoltorio de plástico y se funde el plomo contenido en ellas, recuperándolo en forma de lingotes. En su mayor parte el plomo recuperado vuelve a utilizarse en la fabricación de nuevas baterías de automoción.


Pilas y Acumuladores
 
Pilas y Acumuladores
 


¿Qué aplicaciones tienen los materiales reciclados?


Pilas y Acumuladores Los materiales valorizables obtenidos en el proceso de reciclaje son metales férricos, no férricos y plásticos que tienen las mismas utilidades que estos materiales derivados de otros residuos.

Los metales pesados se reintroducen en el ciclo de producción de productos que requieran de estas substancias.

Los materiales procedentes del reciclaje de baterías recuperados se usan en una variedad de aplicaciones, incluyendo nuevas baterías y pilas después de ser recicladas.