¿Qué es el ozono?


el ozono atmosferico El ozono es un gas inodoro e incoloro, compuesto de tres átomos de oxígeno, con un gran poder oxidante. El ozono está presente tanto en la atmósfera superior (estratosfera) donde forma una capa protectora que nos defiende de los rayos ultravioleta del sol, como a nivel del suelo (troposfera), donde puede llegar a provocar efectos negativos sobre la salud.


¿Cómo se genera?


El ozono al nivel del suelo (troposférico) se forma por medio de una reacción química entre los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles (COV’s) en presencia de la luz solar.

Las fuentes de COV’s y de óxidos de nitrógeno son:


• vehículos de carretera, como son automóviles, camiones y autobuses.

• industrias y fuentes de combustión de gran tamaño.

• industrias pequeñas como las imprentas, tintorerías, etc., y las gasolineras.

• productos de consumo tales como pinturas y productos de limpieza.

• emisiones de motores de aviones, equipos de construcción, segadoras, y equipo de jardinería.

Las concentraciones de ozono pueden alcanzar niveles altos cuando hace mucho calor, el grado de insolación es elevado y no hay viento.


¿Qué sector de la población es más sensible al ozono?

Los grupos que son más sensibles al ozono son los niños y adultos que realizan actividades al aire libre, y personas con enfermedades respiratorias, tales como el asma. Este grupo más sensible se estima en una de cada tres personas.


¿Qué repercusiones puede tener sobre la salud humana?

El ozono puede causar inflamación e irritación de las vías respiratorias, especialmente durante la actividad física. Los síntomas resultantes pueden incluir tos, irritación de garganta, y dificultad para respirar. La inhalación de ozono puede afectar el funcionamiento pulmonar y empeorar los ataques de asma. Asimismo, puede aumentar la susceptibilidad de los pulmones a infecciones, a los alergenos, y a otros contaminantes del aire.


¿A partir de qué niveles puede ser perjudicial?

La Unión Europea adoptó en el año 2002 una Directiva comunitaria, que fue traspuesta al derecho español mediante el RD 1796/2003, de 26 de diciembre, relativa al ozono en el aire ambiente. En esta Directiva se establecen dos niveles, uno primero de información, que tiene un carácter preventivo, situado en una concentración de 180 μg/m3 media horaria, que se mantiene del anterior R.D. del año 1995; y un segundo de alerta de 240 μg/m3 también horario.


¿Cuáles son los meses más problemáticos?

El período del año más problemático se extiende desde el mes de mayo hasta el mes de septiembre, haciendo especial hincapié en los meses de junio, julio y agosto, dado que es cuando tenemos mayor insolación solar y una situación meteorológica que no favorece los movimientos del aire.


¿Qué puedo hacer para evitar la exposición dañina al ozono?

En general, cuando los niveles de ozono son elevados, la probabilidad de ser afectado por el ozono aumenta con el tiempo de exposición al aire libre, y cuanto más intensa sea la actividad física que se realice.


¿Qué puede hacer el ciudadano para evitar aumentos de la contaminación por ozono?


Existen todo un conjunto de medidas que de forma individual se pueden tomar:

• Ahorre energía en el hogar, en el trabajo, en todas partes.

• Siempre que sea posible, comparta viajes, use transporte público o bicicleta, o camine.

• Siga las instrucciones para rellenar el depósito de gasolina con una recuperación eficiente de los vapores. Evite derramar combustible y siempre apriete su tapón del tanque. Rellene el depósito por la tarde-noche.

• Mantenga los motores de los automóviles y otros equipos bien ajustados, de acuerdo a las especificaciones del fabricante.

• Asegúrese de que sus neumáticos estén inflados debidamente.

• Siempre que sea posible, utilice pinturas y productos de limpieza que no sean nocivos para el ambiente.

• Algunos productos que se utilizan en las casas u oficinas están hechos con sustancias químicas que pueden evaporarse al aire durante su uso. Siga las instrucciones del fabricante durante su utilización, selle debidamente los limpiadores, pinturas y otras sustancias químicas para prevenir su evaporación al aire.