Fecha de publicación:29/04/2016 0:00

Horario de visitas:

30 abril y 1 de mayo, 11 a 14 y 17 a 20 horas

2 de mayo, de 10 a 14 horas.

3 a 6 de mayo: 10 a 14 y 17 a 20 horas. Sábado 7 y domingo 8, 11 a 14 horas.



Exposicion Bonsais 1 (Copiar)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Museo de la Ciudad de Móstoles acoge desde y hoy hasta el próximo 8 de mayo, inclusive, una exposición dedicada al arte de los bonsáis, formada por una treintena de ejemplares pertenecientes a la colección privada de Miguel Ángel Medina, vecino de Móstoles y jardinero de profesión.


La exposición ha sido inaugurada por la concejala de Medio Ambiente, Servicios Generales y Festejos, Noelia Posse y el concejal de Cultura y Deportes, Agustín Martín.


El arte del bonsái se originó en China hace unos dos mil años, como objeto de culto para los monjes taoístas. Para ellos era símbolo de eternidad, el árbol representaba un puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra.

En el sur de China, este arte consistía en transmitir todas las características de un árbol desarrollado en la naturaleza a un árbol pequeño cultivado en maceta. Se buscaba reproducir estos árboles según los existentes en las altas montañas, por lo cual utilizaban sólo especies que existían en los montes y que ya poseían formas especiales en su intensa lucha contra las adversidades climáticas. Este arte llegó a Japón a unos 800 años, de donde proviene la palabra Bonsái (bon/bandeja y sai/cultivar).


Consiste en el arte de cultivar árboles y plantas, reduciendo su tamaño mediante técnicas, como el trasplante, la poda, el alambrado, el pinzado, modelando su forma para crear un estilo que recuerde una escena de la naturaleza. Si se cultiva adecuadamente, sobrevivirá el mismo tiempo que un árbol normal de la misma especie, pero si se hace de forma incorrecta, probablemente morirá. En general, cualquier especie arbórea o arbustiva puede ser cultivada como bonsái, pero las más apreciadas por los aficionados son aquellas que poseen las hojas pequeñas de forma natural y además son resistentes al cultivo en una maceta.


Entre las especies que se pueden admirar en la exposición se encuentran el ficus de indias, azalea, tejo, olivo, abeto blanco, variedades de pinos, avellano, tilo, boj, alcornoque, higuera, aya, olmo chino, encina, roble y naranjo.