Fecha de publicación:5/04/2017 0:00

  • En el marco de "Los Jueves Museo", esta propuesta pondrá en valor la figura de este gran artista de la pintura religiosa y social, según el Concejal de Cultura y Bienestar Social y Segundo Teniente de Alcalde, Gabriel Ortega.

  • ASEAPO se une así a los homenajes que se le harán al pintor, en este caso, con un recital que recogerá comentarios de sus obras, anécdotas, poemas que se le han dedicado y a la pintura en general.

  • Las entradas son gratuitas y se podrán retirar en el Museo de la Ciudad (calle Andrés Torrejón, 5), a partir del martes 18 de abril, a partir de las 10 horas y hasta completar aforo.



El sueño del PatricioImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLa Asociación Española de Amigos de la Poesía (ASEAPO) rendirá el próximo jueves día 20 de abril, a las 18.30 horas, en el Museo de la Ciudad, un homenaje a Bartolomé Esteban Murillo, con motivo del IV Centenario de su nacimiento.


En el marco de "Los Jueves Museo", esta propuesta pondrá en valor la figura de este gran artista de la pintura religiosa y social, según el Concejal de Cultura y Bienestar Social y Segundo Teniente de Alcalde, Gabriel Ortega.


ASEAPO se une así a los homenajes que se le harán al pintor, en este caso, con un recital que recogerá comentarios de sus obras, anécdotas, poemas que se le han dedicado y a la pintura en general.


Con la participación de Pilar Lázaro, Primitivo Oliva Fernández, Rocío Ordóñez Rivera, Emilio Polo Vilches y María del Pilar Manuela Villares, este colectivo quiere así demostrar su admiración por un artista de fama mundial.


Las entradas son gratuitas y se podrán retirar en el Museo de la Ciudad (calle Andrés Torrejón, 5), a partir del martes 18 de abril, a partir de las 10 horas y hasta completar aforo.


Murillo


Nace en Sevilla el 31 de diciembre de 1617 y muere en Cádiz, el 3 de abril de 1682 (siglo XVII). Se trata de una de las figuras más importantes de la pintura barroca española, que tras haber decaído en estimación a principios del siglo XX, coincidiendo con el impresionismo, a partir de los años 80, gracias a nuevas exposiciones y libros, recupera su valor en parte y vuelve a gozar de importancia y reconocimiento mundial.


Sus primeros cuadros están influidos por Zurbarán, Ribera, Alonso Cano, Rubens, Tiziano y Velázquez. Su obra fue adquiriendo importancia y evolucionó hacia una pintura suave de gusto burgués y aristocrático y empieza especializarse en los dos temas que más fama le han proporcionado: las vírgenes con niño y las Inmaculadas. Murillo destacó también como creador de tipos femeninos e infantiles.


Tras una estancia en Madrid entre 1658 y 1660, en este último año, intervino en la fundación de la "Academia de Pintura", cuya dirección compartió con Francisco de Herrera el Mozo.


Se le encomendó la decoración de la iglesia del convento de los capuchinos de Cádiz, de la que sólo concluyó los "Desposorios de santa Catalina", ya que falleció mientras trabajaba en ella, a consecuencia de una caída desde un andamio.


A petición del propio pintor, el día 4 de abril de 1682 (un día después de su muerte) fue enterrado en la primitiva Iglesia de Santa Cruz.


La fama de Murillo en los siglos XVIII y XIX explica que sus pinturas se hallen dispersas en museos y colecciones de todo el mundo.



Más información en:


http://www.mostoles.es/MuseoCiudad/es