Fecha de publicación:27/11/2015 0:00

Además demanda que las obras del nuevo colegio comiencen cuanto antes, al objeto de que el centro pueda abrirse a comienzos del próximo curso.

En los últimos años, aseguran los firmantes de la propuesta, los Gobiernos de la Comunidad de Madrid, han dejado sin centros públicos a estos nuevos barrios, "regalando parcelas de titularidad pública a empresas privadas y obligando a las familias a escolarizar a sus hijos en centros privados o a desplazarse varios kilómetros para obtener plaza en un centro público".

En la actualidad existe una saturación de alumnos en los colegios del entorno con la proliferación de aulas habilitadas, "solución provisional a un incremento de población escolar que no puede resolver los problemas del barrio".



El Pleno del Ayuntamiento de Móstoles ha aprobado la moción presentada por los grupos municipales Socialista, IUCM- Los Verdes y Ganar Móstoles por la que se insta al Gobierno de la Comunidad de Madrid a que incluya en los presupuestos de 2016 la partida presupuestaria para la construcción de un centro de titularidad y gestión pública en el PAU 4 de Móstoles y acabe con la saturación de los colegios de la zona.


El Ayuntamiento también exige que las obras del nuevo colegio comiencen cuanto antes, al objeto de que el centro pueda abrirse a comienzos del próximo curso, garantizando de este modo el derecho de los niños y niñas, a partir de los tres años, a disponer de una plaza escolar pública en su barrio.


Según la moción presentada, la urgencia se justifica porque la población escolar de esta zona debe trasladarse a otros centros, alejados de sus domicilios, y porque algunos de estos centros periféricos empiezan a tener problemas de saturación y no pueden afrontar un crecimiento ilimitado de aulas.


Un barrio de más de 20.000 habitantes


En los últimos años, aseguran los firmantes de la propuesta, los Gobiernos de la Comunidad de Madrid, aprovechando la necesidad de plazas escolares para los niños y niñas de las zonas de los nuevos desarrollos urbanísticos, han intentado imponer su modelo de escuela, dejando sin centros públicos a estos nuevos barrios, "regalando parcelas de titularidad pública a empresas privadas y obligando a las familias a escolarizar a sus hijos en centros privados o a desplazarse varios kilómetros para obtener plaza en un centro público".


"Un nuevo colegio público era necesario hace ya unos años y ahora es una necesidad prioritaria y urgente, ya que los problemas de escolarización podrían haberse previsto". En los últimos cursos, argumentan, ya se estaba produciendo la saturación de los colegios del entorno "con la proliferación de aulas habilitadas, solución provisional a un incremento de población escolar que no puede resolver los problemas del barrio".