Fecha de publicación:1/03/2017 0:00

Marta BarrosImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoDel 3 al 29 de marzo permanecerá en el CSC Norte-Universidad una exposición de la fotógrafa Marta Barros dentro de la programación del Día Internacional de las Mujeres

Se trata de un repaso a la "Guía de la buena esposa" editada por la Sección Femenina en 1953, vista desde un enfoque irónico. La muestra juega con la realidad/ficción a través de la iconografía de las muñecas recortables de aquella época. Un escenario inigualable, el cine Adriano de Barallobre (Fene). En las dos viviendas de este local, mujeres de carne y hueso combinan una doctrina machista promovida por el régimen con la iconografía de la "femme fatale" exhibida en el cine de los años 40 desde Hollywood.

En el fondo, son las dos caras de una misma moneda: la "objetivación" de la mujer a través de un cliché. Por eso, los personajes reales fueron sustituidos por las mariquitas a tamaño real. Las protagonistas son unas muñecas recortables realizadas en vinilo sobre un armazón de tablex reforzado con madera. Tienen un tamaño (las que están en posición de pie) de 1,66 m.


Trayectoria de Marta Barros

Mi primera inmersión en la fotografía fue en el aula de dicha disciplina en la Facultad de Bellas Artes de Madrid. Desde aquel momento, mi vida estuvo ligada a ella de varias formas. Me especialicé en Diseño y trabajé en él durante 20 años. Decidí dar un impulso a mi pasión por la imagen y me licencié en Comunicación Audiovisual (UDC). Los talleres de Fotografía (UDC-Ferrol) fueron muy estimulantes para mí. Mi primera exposición individual: "El hálito del ángel" que llegó al Museo Provincial de Lugo con el "Outono Fotográfico", el gran festival de Galicia para la fotografía. He participado en diversas exposiciones colectivas: "Nous Ponts" (Terrasa), "Habitacións reflexas" (Outono fotográfico), Agenda del Ayuntamiento de Ferrol, etc. Mi segunda exposición individual fue una cura espiritual de un hecho traumático a través de la fotografía: "Nada de azul, mi color es el rosa" (Casa da muller de Ferrol). Lo que más me gusta de la fotografía es que acaba siendo la mentira mejor contada". Siempre subjetiva: habla de nosotros aunque nos neguemos a admitirlo. Desde estas premisas trabajé: "Guía de una mujer de cine II".