Fecha de publicación:31/08/2015 0:00

El proyecto expositivo, de Aida Pascual (Burgos, 1987) es un trabajo fotográfico realizado en la naturaleza en el que se reserva un pequeño espacio para la figura humana, creando una unidad armónica entre el hombre y el medio natural que le rodea.

Desde el 8 de septiembre al 11 de octubre en el Centro Cultural Villa de Móstoles.

En "Arcadia", el verdadero protagonista es el paisaje, infinito y eterno frente a la finitud humana. Las fotografías no pretenden mostrar simplemente una naturaleza bella dirigida hacia lo decorativo ni lo convencionalmente placentero, sino producir calma y recogimiento.


Desde el 8 de septiembre al 11 de octubre el Centro Cultural Villa de Móstoles presentará la exposición "Arcadia" en la sala 1. Un sugerente título que hace referencia a un lugar imaginario, creado y descrito por numerosos poetas y artistas. Un territorio utópico en el que el hombre vive en comunión con la naturaleza. Un modo de vida natural y paradisíaco, no corrompido por la civilización.


El proyecto expositivo, de Aida Pascual (Burgos, 1987) es un trabajo fotográfico realizado en la naturaleza en el que se reserva un pequeño espacio para la figura humana, creando una unidad armónica entre el hombre y el medio natural que le rodea. Un proyecto abierto que consiste en mostrar una serie de fotografías en las que la naturaleza es el elemento clave, ocupando un papel central, sin ningún signo de intervención del hombre en ella. A pesar de que aparezcan personas, el verdadero protagonista es el paisaje, infinito y eterno frente a la finitud humana.



Es una reflexión sobre la supremacía del orden natural por encima de la voluntad humana, el diálogo del individuo con la inconmensurabilidad del todo. Son unos espacios íntimos de soledad y silencio en los que se proyectan los sentimientos del personaje que aparece en la fotografía, siendo siempre el paisaje el verdadero protagonista. La imagen resultante es el reflejo del alma del personaje.


Se muestran escenas dramáticos en su poderosa inmensidad, en las que la presencia del hombre no es más que la constatación de su propia insignificancia. Los verdaderos protagonistas son el cielo, el mar, las nubes, los árboles y, sobre todo, la soledad.


Una figura solitaria, perdida en la admiración del paraje, incitará al observador a pensarse en su lugar, evocará la idea de lejanía y de inmensidad. El hombre observa la impresionante fuerza de la naturaleza, que es mucho más grande y poderosa que la de la humanidad, y es así consciente de su propia pequeñez.


Las fotografías no pretenden mostrar simplemente una naturaleza bella dirigida hacia lo decorativo ni lo convencionalmente placentero, sino producir calma y recogimiento. Una sensación de tiempo detenido, de exilio voluntario. Una huida del estrés y la vorágine actuales para sumir al espectador en un estado de calma y reflexión.




Aida Pascual


Nace en Burgos en 1987. Estudió Publicidad y RR.PP en la Universidad Complutense de Madrid, es ahí donde tiene su primer contacto con la fotografía. En 2010 tras licenciarse empieza a dedicarse por completo a la fotografía y a formarse en ella.

Ha participado en varias exposiciones colectivas y actualmente prepara sus próximas exposiciones individuales. Ha sido publicada en diferentes revistas y actualmente colabora con la galería Lumas que cuenta con más de 35 sedes repartidas por todo el mundo.





www.aidapascual.comEste enlace se abrirá en una ventana nueva





______________

Más información:

www.mostoles.es

facebook.com/ayuntamientomostoles

twitter: @aytomostoles