Fecha de publicación:22/06/2017 0:00
  • En 1992, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la Fibromialgia y la incorporó como entidad clínica en la clasificación internacional de enfermedades.

Reconocimiento FibromialgiaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Pleno del Ayuntamiento de Móstoles ha aprobado una declaración institucional de apoyo a las personas afectadas por la Fibromialgia o el síndrome de Fatiga Crónica, a sus familiares y a las asociaciones involucradas con este colectivo, ya que juegan un papel fundamental en la defensa de sus derechos. Hace 25 años, en 1992, la Organización Mundial de la Salud reconoció la Fibromialgia y la incorporó como entidad clínica en la clasificación internacional de enfermedades.


En el documento aprobado, el Ayuntamiento se suma a esta celebración y manifiesta su voluntad de colaborar desde el ámbito institucional en dar mayor visibilidad a las personas afectadas, haciendo suyas las necesidades que el colectivo, representado en Móstoles por Afinsyfacro, ha hecho llegar al Pleno para que les sea permitido a los afectados el reconocimiento pleno de la enfermedad y de sus derechos.


Reivindicaciones prioritarias

  • Reconocimiento por parte de profesionales, instituciones, agentes sociales y sociedad en general.
  • Investigación para lograr un mejor diagnóstico, tratamientos y detección precoz.
  • Mejora de la atención sanitaria y el establecimiento de protocolos unificados que garanticen la igualdad en la calidad y la accesibilidad a los recursos y servicios del Sistema Público de Salud. Acceso al trabajo, sea mediante la adaptación de los puestos de trabajo, sea mediante nuevas fórmulas de inserción laboral.
  • Justas prestaciones sociales cuando la gravedad de la enfermedad no permita trabajar.

En la declaración se contempla una mirada hacia el futuro "con renovada decisión y con nuevos objetivos y retos. Además se invita a todas las personas, entidades, colegios profesionales, sociedades científicas, servidores públicos, administraciones y responsables políticos a unirse a nuestras peticiones, con solidaridad de unos y decisiones políticas de otros, que doten a todos los ciudadanos de la mejor calidad de vida posible, en el marco de un Sistema Sanitario y Social Justo, Accesible, Equitativo, Igualitario y de Calidad", dice el texto aprobado.