Fecha de publicación:14/12/2016 0:00

ddhhImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Pleno del Ayuntamiento de Móstoles se ha comprometido, a través de una declaración institucional, a poner los medios necesarios para el cumplimiento efectivo de los Derechos Humanos en aquello que sea de su competencia.


La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue aprobada en París, el 10 de Diciembre de 1948, por la Asamblea General de las Naciones Unidas, sin embargo, sesenta y cinco años después, este documento se ha quedado en muchos casos, como una simple declaración de intenciones.

Los Estados firmantes se comprometieron a respetar y hacer cumplir el conjunto de los derechos humanos, civiles, económicos, políticos, sociales y culturales, apostando firmemente por la promoción del progreso social, pero más de seis décadas después, todavía está por cumplir la promesa de unos Derechos Humanos universales e indivisibles para todas las personas, como única vía de hacer efectivo su derecho a un nivel de vida digno y el ideal de ser humano libre.

En un reciente informe elaborado por Amnistía Internacional, queda patente que los derechos más elementales, son vulnerados diariamente en nuestro planeta, fruto de los intereses económicos y con el silencia cómplice de la comunidad internacional. Según esta organización en el último año se han practicado infinidad de ejecuciones, desapariciones, restricciones a la libertad de expresión o al derecho al asilo o refugio, y se han mantenido prácticas de torturas, malos tratos o detenciones y juicios injustos.

El artículo primero de la Declaración Universal de los DDHH versa así: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros".

Por este motivo, desde el Ayuntamiento se demandan los derechos de todos aquellos que son víctimas del incumplimiento de los Derechos Humanos y que necesitan la protección y el amparo de todos y todas.