Fecha de publicación:4/04/2017 0:00

50-50Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoArranca la fase de trabajo del programa piloto de eficiencia energética 50-50 en los colegios públicos mostoleños. En esta primera reunión, celebrada el 30 de marzo en la Concejalía de Educación, se ha expuesto la filosofía del programa enmarcada en una reflexión sobre la problemática energética del siglo XXI. También han sido entregados a los colegios los datos de la diagnosis de consumo de cada centro y se han establecido las pautas de trabajo posteriores.

Un encuentro al que asistieron el concejal de Medio Ambiente, Miguel Ángel Ortega, Concejal de Medio Ambiente, y la concejala de Educación, Isabel Cruceta, quienes convocaron a directores y miembros de los equipos energéticos de los cinco centros implicados en la prueba piloto de este programa: Andrés Torrejón, Andrés Segovia, Pablo Sorozábal, Rosalía de Castro y Celso Emilio Ferreiro. Durante la misma, se presentó el proyecto y sus principales líneas de actuación: fomentar dinámicas participativas en el conjunto de la comunidad educativa, enfocadas a la búsqueda de ahorro energético, que sirvan a su vez para generar concienciación ambiental y ecosocial. De todos los ahorros conseguidos, fundamentalmente gracias a cambios de hábitos, la mitad se destinará a una subvención para el colegio. Esto será clave para incentivar la puesta en marcha de medidas de ahorro. La otra mitad será invertida en mejorar la eficiencia energética de cada centro.

Posteriormente, los servicios técnicos del Ayuntamiento contextualizaron el programa en el marco de un momento histórico excepcional: el cambio climático y el agotamiento de los combustibles fósiles empujan nuestras sociedades a realizar transformaciones audaces para promover la transición energética. También entregaron a los colegios sus datos de consumo, material para incidir pedagógicamente en las aulas y expusieron la metodología de trabajo que va a seguir el programa: de aquí a final de curso, los servicios técnicos municipales se reunirán una vez al mes con los equipos energéticos de los centros. Estas reuniones servirán para apoyar el funcionamiento del programa con medidas centradas en la educación, la participación y el sentido común. La idea es que en todo momento las niñas y los niños se conviertan en los agentes energéticos protagonistas del cambio, lo que ayudará desbordar el ámbito escolar y contagiar, para bien, a las familias.

El concejal de Medio Ambiente, Miguel Ángel Ortega, ha asegurado estar muy satisfecho "de poder trabajar, ya en lo concreto, con la prueba piloto de un programa estratégico para Móstoles que presenta varias virtudes: no solo combina un enorme potencial de ahorro económico, sino que también tendrá impactos muy positivos en la sostenibilidad energética de nuestra ciudad. Y será una herramienta participativa de educación ecosocial de primer nivel. Para los más pequeños, pero también para profesores, para AMPAS, para la comunidad educativa en su conjunto. Es, por tanto, un programa integral, profundamente innovador, que apuesta por entender la innovación como un cambio que, sin renunciar a las inversiones y a la técnica, es fundamentalmente un cambio social".

Por su parte, la concejala de Educación, Isabel Cruceta afirmó que "trabajar con nuestros niños y niñas desde tan temprana edad, así como con el resto de la comunidad educativa, en la educación ambiental, nos llena de satisfacción. Sin ellos y ellas no podremos construir un mundo mejor y más sostenible. Un proceso educativo completo en el que nuestros colegios son protagonistas".