Fecha de publicación: 5/12/2014 0:00

 

 

Agentes de Policía Nacional de la Comisaría de Móstoles  desmantelan un punto de venta de droga en domicilio particular de la zona centro de la ciudad. Fueron varias quejas vecinales las que pusieron en la pista a los Policías Nacionales.  Después de sucesivas vigilancias, los agentes comprobaron que existía trasiego de personas con la típica estética de consumidores de estupefacientes.

 

Para conseguir la droga, los consumidores se acercaban a una ventana del piso bajo y el traficante, desde el interior y cuando había recibido el dinero, le facilitaba la sustancia. Esta acción duraba unos instantes, por lo que era muy difícil detectarla a pesar de las vigilancias establecidas. En algunas ocasiones, como medida de seguridad y para despistar a los agentes, los traficantes daban acceso a la vivienda  a los compradores que ya conocían.

 

Después de varias comprobaciones, los Policías Nacionales del Grupo de Estupefacientes detienen a tres ciudadanos españoles con varios antecedentes. En el registro domiciliario intervienen unos 420 gramos de “hachís” y más de 1000 € que habían obtenido de la venta de droga. Según se desprende de las investigaciones, los detenidos se dedicaban habitualmente a esta actividad delictiva como único medio de obtener ingresos.

 

Con esta operación policial se ha desmantelado un “punto negro” de venta de droga que estaba creando alarma en el vecindario.

 

Los detenidos, viejos conocidos de la Policía Nacional,  pasaron a disposición judicial.