Fecha de publicación:28/04/2016 0:00

  • El concejal de Cultura y Deportes, Agustín Martín, ha acudido a la inauguración de la muestra de la artista Jennifer Graber (Minnnesota, 1961), quien expone una colección de acrílicos sobre lienzo y obra gráfica en la que reflexiona sobre la pintura.

  • Se podrá visitar hasta el próximo 29 de mayo.



EXPOSICION CIRCULOS 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Centro Cultural Villa de Móstoles acoge desde hoy y hasta el 29 de mayo `Serrando círculos´, una muestra pictórica de la artista Jennifer Graber (Minnnesota, 1961). En la misma se nos muestra una colección de acrílicos sobre lienzo y obra gráfica que nos lleva a una reflexión sobre pintura en sí misma y sobre la búsqueda de lo esencial en ella. El concejal de Cultura y Deportes, Agustín Martín, ha asistido a la apertura de la misma.


El hilo conductor de su obra es el paisaje, pero un paisaje post urbano que hace alusión a las zonas limítrofes de las ciudades, partiendo de una figuración sintetizada a una mayor abstracción en la obra más reciente.


Dentro del colorido vibrante se divisan una serie de elementos arquitectónicos geométricos como el muro, la torre de alta tensión, la casa, la cruz, la chimenea, el féretro… elementos que tienen un significado simbólico como la muerte, el hogar, etc y que conviven dentro del cuadro, desprovistos de humanidad y donde se transmiten sentimientos de alienación y soledad. Estos objetos son protagonistas en un escenario ambiguo que el espectador puede reconstruir e interpretar completando un relato personal.


En estos últimos años Graber ha dejado atrás los elementos más representativos y se ha decantado hacia un paisaje interior donde los motivos recurrentes se han vuelto más crípticos y abstractos y protagonizan un universo donde los colores y elementos se superponen, se liberan de la perspectiva y se expanden fuera del cuadro sugiriendo un mundo fuera de los confines del lienzo. El rigor de la línea se mezcla con la mancha y la ortogonalidad de la curva. Con el siempre latente misterio, los cuadros están surcados por símbolos yuxtapuestos: caminos, nubes, formas orgánicas, dibujos círculos… que entran y salen de escena abriendo y dinamizando el espacio y dando posibilidades a una mayor aleatoriedad.


La obra gráfica nos revela una serie de grabados collage Pieces que son complemento de la obra principal. El título hace referencia a las partes de un todo pero también a una pieza musical. Cada una de las obras es única y aparecen nuevamente una serie de figuras y símbolos que completan una construcción rítmica que hace alusión al concepto de ciudad.