Las rotondas son construcciones viales de forma circular que, a través de la circulación giratoria a su alrededor, proporcionan una mayor fluidez y seguridad en la intersección. Y podrían aportar aún más si los conductores utilizásemos el sentido común y observáramos, en todo momento, dos premisas importantes a tener en cuenta:

1. Respetar la preferencia de paso.

2. Conducir por el carril adecuado.

Hay que incidir en el peligro que representan dos comportamientos, por desgracia, bastante frecuentes:

- Acceder a una glorieta en línea recta

- Salir de ella desde el carril izquierdo

Consulte el folleto de la Campaña de Control de la Circulación en Rotondas para más informaciónEste enlace se abrirá en una ventana nueva


Díptico - Circulación en rotondas. Este enlace se abrirá en una ventana nueva