Fecha de publicación:22/03/2018 0:00

  • Durante una hora, el próximo sábado los principales edificios municipales de Móstoles se apagarán para unirse a la Hora del Planeta.

  • Esta iniciativa de la WWF y que este año está enmarcada bajo el lema "Conéctate al Planeta y Apaga la Luz" pretende mostrar simbólicamente el deseo de avanzar en la disminución de los efectos del cambio climático.


la hora del planetala hora del planetaEl próximo sábado 24 de marzo, desde las 20:30 hasta las 21:30, Móstoles apagará los edificios municipales más emblemáticos para unirse a la Hora del Planeta.


Un año más, Móstoles se une a esta iniciativa de WWF porque como ha dicho la Alcaldesa, Noelia Posse, "el cuidado del planeta es fundamental no solo para las generaciones presentes, sino también para las generaciones futuras".


"Desde Móstoles, somos conscientes de la situación que atraviesa el planeta y por ello, nos unimos a las iniciativas y a los propósitos del Acuerdo de París de las Naciones Unidas, en el que se establece el año 2020 como el año límite para aplicar las medidas que permiten disminuir las emisiones y fomentar políticas o acciones más responsables con el Medio Ambiente".

Además, ha dicho la Alcaldesa, "somos conscientes de la contribución que debemos realizar como Ayuntamiento en la tarea de concienciación a las mostoleñas y mostoleños para alcanzar niveles de mayor calidad de vida".

Por supuesto, estamos trabajando en la reducción de emisiones de CO2, mediante la disminución del consumo energético municipal, así como creando grandes espacios verdes y apostando por políticas y acciones más ambientales" concluyó la Alcaldesa.


El pasado año, esta acción fue secundada por miles de ciudades procedentes de 187 países de todo el mundo. Más de 12.000 monumentos, edificios icónicos fueron apagados para mostrar su deseo por apoyar un mundo más sostenible y ecológico.


El calentamiento global está llevando a que la tierra se caliente, produciéndose prolongadas olas de calor y sequías que están afectando no solo a aquellos que menos tienen. Fenómenos meteorológicos extremos que cada vez son más frecuentes y que provocan el desplazamiento de poblaciones completas y la pérdida de biodiversidad.