Nuevas Tecnologías, su Uso y Abuso

comunidad de madrid 50x70comunidad de madrid 50x70

Dirección General de Salud Pública

CONSEJERÍA DE SANIDAD


Nuevas tecnologías: un reto para la salud


Los nuevos dispositivos digitales, entre ellos el móvil, el ordenador, la Smart TV, la tablet, las videoconsolas, y el uso de internet, las redes sociales, etc. nos han aportado tantos beneficios que los hemos integrado por completo en nuestra vida cotidiana, tanto a nivel educativo y comunicativo, como para el ocio. Podemos comunicarnos desde largas distancias sin problemas, ver otros países en el sofá de nuestra casa, buscar información para trabajos escolares sin necesidad de ir a la biblioteca, sumergirnos en un mundo de fantasía e incluso nos pueden guiar en nuestro viaje para llegar al destino que deseemos.


Pero, ¿todo son beneficios cuando hablamos del uso de esta tecnología? Las tecnologías de la información y de laInforme Comunidad de Madrid Nuevas Tecnologías - Un reto para la salud Grafico 300xImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoInforme Comunidad de Madrid Nuevas Tecnologías - Un reto para la salud Grafico 300x comunicación (TIC) nos ofrecen herramientas que resuelven casi todas nuestras necesidades en breves segundos, mejoran nuestras posibilidades de conocimiento y nos pueden ayudar a desarrollar más nuestra inteligencia. La satisfacción de conectar fácilmente con los amigos, la facilidad para guardar datos, el placer de aprender cosas nuevas, el gusto por contar cosas o enviar fotos, la expectativa de las respuestas, mantener nuestras relaciones sociales y crear otras nuevas, la diversión…, en definitiva, la consecución de momentos de felicidad, afecta a jóvenes y mayores de cualquier cultura. La visualización de las pantallas interactivas libera en nuestro organismo la secreción de hormonas como cortisol, adrenalina, dopamina y endorfinas, que estimulan los centros del placer del cerebro, provocando una sensación de bienestar y felicidad prácticamente inmediatos. Todos estamos en peligro de "engancharnos" a las distintas tecnologías porque, en general, nos hacen más felices. Nos gusta y queremos repetir.


Actualmente, en la Comunidad de Madrid, casi un 47% de los jóvenes cree que es adicto al móvil y las encuestas muestran cómo más de un 30% de la población adulta considera que está en riesgo de adicción. Muchas personas reconocen su ansiedad al imaginar que su teléfono se queda sin batería, explican que vuelven a casa cuando descubren que se lo han olvidado o admiten su angustia cuando no pueden leer o contestar a los mensajes.


Un uso abusivo de las TIC, que sobrepase su uso explicito para necesidades específicas, puede provocar de forma secundaria repercusiones en nuestra salud. Algunas señales de alarma que indican dependencia son: descuidar actividades como el estudio y la familia, irritabilidad cuando la conexión falla o es lenta, mentir sobre el tiempo real que se pasa utilizándolas, conectarse nada más levantarse y ser lo último que se hace antes de acostarse.


Un ejemplo de ello, es la relación entre el uso de medios tecnológicos como el móvil y el sueño. Las famosas medidas de "higiene del sueño" que favorecen un descanso reparador, como un ambiente tranquilo antes de ir a dormir, tener un horario regular, hacer actividades tranquilas previas al sueño, etc., se ven alteradas si en ese momento utilizamos el móvil o jugamos a videojuegos. Incluso fijar la atención en pantallas luminosas antes de dormir nos quita el sueño, al afectar a los ciclos de luz-oscuridad, que los seres humanos hemos adquirido evolutivamente.


Algunos grupos de la población son especialmente vulnerables, como por ejemplo, los adolescentes. El uso de las TIC se suele iniciar desde la infancia, cuando el móvil o la tablet comienzan siendo uno de los primeros juguetes. Los bebés quieren mirar, tocar y escuchar las pantallas que usan los mayores. Durante la Educación Primaria, el uso para el ocio se incrementa, aumentando el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad infantil cuando se pasa más tiempo con las pantallas que realizando actividad física. Los adolescentes priorizan la gratificación inmediata y el vivir el presente, de forma que en ocasiones se creen invulnerables al peligro, lo que los hace aún más susceptibles a conductas de riesgo. En el móvil se concentra todo su mundo: redes sociales, fotografías, vídeos, música, videojuegos, hasta la agenda de los exámenes… Sin móvil se sienten indefensos y solos, desconectados de su propio mundo. Su uso excesivo puede provocar efectos en el comportamiento como alteraciones del estado de ánimo y del descanso, angustia e inseguridad ante los juicios y valoraciones de los demás a través de las redes sociales, problemas de dependencia que afectan a la atención, la concentración y la motivación, menor rendimiento escolar, etc.


Con el objetivo de mejorar el bienestar de los adolescentes, el año pasado se puso en marcha en la Comunidad de Madrid un servicio especializado de intervención en adicciones a las nuevas tecnologías, llegando a atender a un total de 2.386 usuarios. Se presentó también una guía dirigida a las familias denominada "Aprender a Convivir con el Móvil", para orientar a los padres en la toma de decisiones y en la promoción de un uso adecuado.


Para evitar las consecuencias negativas y realizar un buen uso de la tecnología, se recomienda a jóvenes y adultos realizar ejercicios de autocontrol:


  1. Dominar la actitud:
    • Tardar voluntariamente en mirar o leer un mensaje.
    • Apagar el móvil en determinados momentos.
    • Dejarlo apartado, por voluntad propia, en la habitación o en casa cuando salimos a la calle.

  2. Ser más breve en llamadas y mensajes. El teléfono es útil para dar recados. Para hablar de cosas importantes o graves, intentar hablar en persona.
  3. Evitar usar el móvil cuando estés conversando con alguien.
  4. Desactivar tonos y notificaciones cuando se esté realizando otra actividad para evitar distracciones innecesarias. Mejorarás tu eficacia y darás ejemplo a los que te rodean.
  5. No usar el móvil nunca mientras se conduce, ni en comidas o cenas.
  6. Solo comparte tu localización si es necesario y no dar datos personales a desconocidos. Hacer uso del protocolo HTTPS para realizar compras seguras online (las páginas web que comienzan con https tienen una seguridad añadida que hace más difícil el acceso externo a tus datos personales).
  7. No irse a la cama con el móvil. Apagarlo o dejarlo fuera de la habitación.
  8. Evitar jugar de forma abusiva a juegos en el móvil o en otros dispositivos. Desde pequeños aprender a descansar y potenciar un ocio saludable realizando otras actividades como deporte, lectura, manualidades, actividades culturales…
  9. Se recomienda colocar el ordenador, televisión o videoconsolas en espacios comunes, no en las habitaciones, facilitando la interacción familiar y evitando su uso de forma excesiva.
  10. La educación familiar juega un papel muy importante para fomentar un uso adecuado. Es importante enseñar lo que implica tener acceso a las nuevas tecnologías, sus beneficios y riesgos, así como mostrar a través del ejemplo cómo se deben usar.

Para más información:


https://bit.ly/2xbMyjZEste enlace se abrirá en una ventana nueva

http://www.madrid.org/bvirtual/BVCM014108.pdfEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Ayuntamiento de Móstoles