Fecha de publicación:7/06/2021 0:00
  • El Gobierno Local busca así ayudar a romper la brecha digital en el pequeño comercio y dinamizar los pequeños negocios de la ciudad que han tenido que reinventar su forma de llegar al cliente debido a la crisis del coronavirus.

MDesarrollopImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoMDesarrollopEl Gobierno de Móstoles, formado por PSOE y Podemos, subvencionará los gastos de inversión en equipamiento y en licencias de uso de herramientas informáticas para dar impulso y desarrollo del teletrabajo, teleasistencia, monitorización remota, automatización o el comercio electrónico por internet, vinculados a la actividad empresarial.


A través de Móstoles Desarrollo, el Ejecutivo Local destinará hasta un máximo de 400 euros, en concesión directa, para cada beneficiario, con el objetivo de ayudar a reactivar los negocios locales, fomentar la innovación y reducir la brecha tecnológica en el pequeño comercio. Muchos negocios locales, cuya actividad se ha visto afectada por las restricciones para contener la expansión de la COVID-19, han tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías para llegar al cliente durante la pandemia.


Para poder recibir las ayudas, tendrán que presentar las facturas de los gastos realizados entre el 14 de marzo de 2020 y la fecha de finalización del plazo de presentación de solicitudes.


Los beneficiarios deben desarrollar una actividad empresarial en el municipio, estar dado de alta en una actividad empresarial o profesional en el Impuesto de Actividades Económicas, con anterioridad a la declaración del Estado de Alarma. Además, deberá comprometerse a mantener su actividad hasta 6 meses después de la fecha de la solicitud de estas ayudas.


También se subvencionarán los gastos por el diseño web de página destinada a la promoción comercial y/o venta de productos, gastos de dominio, actualización, mantenimiento y revisión de dicha web, así como a la actualización de la presencia de la empresa en redes sociales y plataformas de comercio electrónico, además de los costes de contratación de personal o empresa especializada para la realización de promoción en redes sociales o despliegue de una estrategia de marketing digital.