Fecha de publicación:19/11/2019 0:00

  • En el "Día Mundial del Retrete", la campaña quiere concienciar a la población sobre los efectos negativos que produce arrojar toallitas húmedas y otros productos por nuestros inodoros.

  • En una ciudad española de unos 300.000 habitantes, se recogen alrededor de 10 kilos de estos residuos por persona al año.


No alimentes al monstruo de las cloacas con escudo PrincipalImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoNo alimentes al monstruo de las cloacas con escudo PrincipalCada año, de media, en una ciudad española de unos 300.000 habitantes se recogen alrededor de 10 kilos por persona de residuos de toallitas húmedas y otros productos tirados por el inodoro. El impacto económico supone un sobrecoste de entre un 10% y un 15% de las actividades de mantenimiento, tratamiento y depuración de las aguas residuales.


Concienciar sobre el riesgo y el coste de arrojar este tipo de productos no degradables a los inodoros es el objetivo de la campaña de sensibilización "No alimentes al monstruo de las cloacas" impulsada por la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), con motivo de la celebración del "Día Mundial del Retrete", hoy 19 de noviembre de 2019, y a la que se ha adherido el Ayuntamiento de Móstoles.


Arrojar toallitas húmedas y otros productos por nuestros inodoros produce graves efectos negativos, sobre todo medioambientales. A través de los vertidos de aguas residuales, las toallitas higiénicas llegan a ríos o playas. También pueden producir atascos en las tuberías e importantes daños en infraestructuras públicas como redes de alcantarillado, equipos de bombeo y estaciones depuradoras de aguas residuales.


La Campaña "No alimentes al monstruo de las cloacas" recuerda que por el inodoro solo deben desecharse las 3 Ps: pipí, popó y papel higiénico. Todas las toallitas y otros productos de higiene personal deben ser desechados en la papelera o basura. Como entidad adherida, el Gobierno de Móstoles, se compromete implicar a los ciudadanos, comercios, pymes y organizaciones en acciones para frenar el uso indebido de estos productos no biodegradables.