Fecha de publicación:29/08/2019 0:00

  • "No afecta a la población ni animales de compañía en ningún aspecto, salvo las molestias que cause por su presencia", aseguran fuentes municipales.

  • Este año la plaga ha afectado de manera intensa al municipio, por ello desde el mes de mayo los servicios de mantenimiento de jardinería vienen tratando a todos los ejemplares de olmo en zonas verdes públicas e incluso privadas.

  • "Los tratamientos con insecticidas que se están aplicando desde el principio de primavera están siendo eficaces y se puede observar como las larvas van muriendo", aseguran desde el Consistorio.



Galeruca Arboles afectadosImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoGaleruca Arboles afectadosEl Ayuntamiento de Móstoles transmite tranquilidad a los vecinos de Móstoles tras la solicitud de actuar ante la aparición de una plaga de ‘galerucas’, unos pequeños insectos voladores que entran en las viviendas, pero que son completamente inofensivos aunque si molestos y desagradables.

Esta plaga fitófaga, aseguran los responsables municipales, "no afecta a la población ni animales de compañía en ningún aspecto, salvo las molestias que cause por su presencia".

Desde el consistorio también se informa a los vecinos que desde el mes de mayo los servicios de mantenimiento de jardinería vienen tratando a todos los ejemplares de olmo de las zonas verdes y el arbolado viario, e incluso también en numerosas zonas verdes privadas de uso público.

El tratamiento se ha realizado mediante endoterapia, inyectando los productos insecticidas directamente a los olmos, de manera que afecta solo a los insectos que parasitan a los olmos y no al resto de la fauna, ni a la población ni a las mascotas.

Se ha establecido este procedimiento de forma anual, realizándose ya desde hace varios años, para ir reduciendo la población de galeruca y por tanto las molestias que está causando actualmente este insecto.


El olmo que hay en la ciudad mayoritariamente Ulmus pumila, fue muy plantado en los años 80 por su gran resistencia y rápido crecimiento tanto en jardinería pública como privada. Además produce gran cantidad de semillas que hacen que sea un árbol espontáneo muy abundante en zonas marginales y solares.



Asesoramiento para el tratamiento del arbolado privado


Además de las labores de tratamiento realizadas por el Ayuntamiento, es necesario el compromiso de las comunidades de vecinos que sean propietarias de zonas con presencia de olmos afectados por galeruca, de realizar tratamientos para su control, en cumplimiento con la Ley 8/2005 de Protección y Fomento del Arbolado Urbano de la Comunidad de Madrid, donde se recoge textualmente: "Los propietarios del arbolado urbano de cualquier categoría están obligados a su mantenimiento, conservación y mejora, realizando los trabajos precisos para garantizar un adecuado estado vegetativo del ejemplar".

Mientras tanto se ofrecerá a los particulares el asesoramiento técnico que precisen, en cuanto a productos fitosanitarios recomendados y momento de aplicación, para el tratamiento de su arbolado.



La plaga alarga la temporada de crías por las temperaturas


Como viene siendo habitual en la Comunidad de Madrid, este verano se ha producido una fuerte incidencia de la plaga de galeruca del olmo, que afecta al follaje de los olmos. El año pasado afectó más a la zona sur de la ciudad pero este año ha afectado de manera intensa en todo el municipio y también en las ciudades vecinas. Fuentes científicas manejan la hipótesis de que esta especie haya alargado la temporada de cría dando más generaciones por temporada, probablemente por el aumento de las temperaturas.

En la fase actual de desarrollo de los insectos, podemos encontrar insectos en fase adulta e insectos en forma de larva surgidos tras la eclosión de las puestas, representa la etapa en la que el insecto se alimenta de las hojas de los olmos y por tanto, los tratamientos insecticidas que se están aplicando por endoterapia desde el principio de primavera están siendo eficaces y en muchos olmos se puede observar, desde hace semanas, como las larvas van muriendo al ir comiendo las hojas tratadas con el insecticida.