Fecha de publicación:21/11/2018 0:00

  • El segundo teniente de Alcaldía, Gabriel Ortega, compareció a requerimiento de la Comisión de Estudio sobre la Auditoría del Endeudamiento.



Comparecencia Gabriel Ortega en Asamblea obras PRISMA 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoComparecencia Gabriel Ortega en Asamblea obras PRISMA 1El segundo teniente de alcaldesa y concejal de Móstoles, Gabriel Ortega, compareció este martes ante la Comisión de Estudio sobre la auditoria del Endeudamiento en la Asamblea de Madrid en relación a las obras retrasadas y no ejecutadas del Plan PRISMA de la ciudad.


En la Comisión, el concejal explicó los casos de las obras del Archivo Municipal, el Centro Sociocultural Caleidoscopio, el edificio de los Servicios Sociales Municipales y la Escuela Osa Mayor, cuyos proyectos de obra fueron adjudicados a Nuevo Arpegio, empresa investigada por supuestos amaños de contratos durante los gobiernos regionales de Esperanza Aguirre e Ignacio González.


El Archivo Municipal, que comparte edificio con el Instituto de la Mujer, fue adjudicado a Nuevo Arpegio por valor de 5,2 millones de euros y a día de hoy pesa sobre él una sentencia por edificación ilegal, puesto que invade una propiedad privada, a la que deja sin acceso a la vía pública. Además no cuenta con sistema de protección contra incendios y la pésima impermeabilización obligaría a levantar la Calle de Colón para acometer obras de reforma.


Otro caso similar de mala gestión es el del edificio de los Servicios Sociales municipales, cuyas obras de reparación fueron aprobadas y recepcionadas por 3,2 millones de euros, pese a que el servicio de climatización no era adecuado, según dictaminó un informe previo de la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid.


Este informe fue ignorado y las obras fueron firmadas por un cargo de confianza del Partido Popular, el ahora concejal Sergio Soler, sin la firma de ningún técnico municipal.


De igual modo, la Escuela Infantil Osa Mayor, cuyas obras fueron adjudicadas a Nuevo Arpegio por 2,2 millones de euros, padece problemas de saneamiento al carecer de arquetas para la canalización del agua, lo que ha provocado la inundación de la cámara subterránea y la aparición de plagas de insectos y mosquitos que han afectado a los menores del centro.


En ninguno de los municipios gobernados por las nuevas agrupaciones del cambio se han iniciado hasta el momento las obras del Plan PIR (anteriormente llamado PRISMA). En Móstoles encontramos el caso del Centro Sociocultural Caleidoscopio, cuyas obras no han comenzado a pesar de haber transcurrido diez años desde una concesión de 1.150.000 euros.


Gabriel Ortega explicó que "el desastre de las inversiones del Plan PRISMA ha provocado que el Archivo Municipal no se pueda usar, además de ser una edificación ilegal, o que el edificio de Servicios Sociales, adjudicado en 2012, en el mandato de Ignacio González, se recepcionara a pesar de que un informe señalaba que no tiene ventanas y el servicio de ventilación y climatización no era correcto".


Sobre los problemas que esta mala gestión provoca en lo municipal, añadió "Todo esto obliga al Ayuntamiento de Móstoles a hacer inversiones y afrontar gastos con medios municipales cuando se trataba de proyectos de la Comunidad de Madrid por medio del Plan PRISMA".