Fecha de publicación:1/07/2022 0:00

  • El Gobierno Local ha contratado una consultoría para hacer un estudio de viabilidad del centro deportivo ajustado a la realidad del barrio y está trabajando ya en el desarrollo de un nuevo pliego para la futura adjudicación del servicio.

El Ayuntamiento de Móstoles demandará a la empresa responsable del centro deportivo Cobra Sport Club por el cierre de las instalaciones deportivas que gestiona en Parque Coimbra. La empresa ha decidido unilateralmente dejar de ofrecer el servicio, incumpliendo el contrato de concesión firmado con el Ayuntamiento de Móstoles por una duración de 40 años.


El Gobierno Local, formado por PSOE y Podemos, por responsabilidad, llevará ante la justicia el caso. Además, ha contratado a una consultora para realizar un estudio de la viabilidad real del centro y está trabajando ya en el desarrollo de un nuevo pliego para una nueva adjudicación del servicio que permita a las vecinas y vecinos de Coimbra poder utilizar las instalaciones.


"La empresa asegura que el centro que gestiona no es rentable porque sus beneficios no se ajustan al estudio de mercado que realizó antes abrir. Culpa al Gobierno Local de esto, pero nosotros ni siquiera firmamos la adjudicación. Fue una concesión a riesgo y ventura que hizo el PP de los dos exalcaldes imputados y procesados por presunta corrupción Esteban Parro y Daniel Ortiz. Es a ellos a quien debería pedirles explicaciones y compensaciones por las condiciones en las que se firmó el acuerdo, porque las vecinas y vecinos de Móstoles no tienen por qué pagar las consecuencias de los negocios fallidos de esta empresa", asegura el Concejal de Deportes, Carlos Rodríguez.


La UTE Móstoles- Coimbra Cobra Servicios Auxiliares S.A. Opade S.A firmó el contrato de concesión en 2006, basando sus estudios de viabilidad en el desarrollo urbanístico que preveía que iba a promover la finalización de las obras del tren Móstoles-Navalcarnero, un proyecto fallido del PP que nunca se llegó a terminar.