Fecha de publicación:17/08/2020 0:00

  • El principal objetivo de estas obras, incluidas en la segunda fase del Programa de Inversiones Regional de la Comunidad de Madrid (PIR), es mejorar el bienestar de los menores y garantizar la continuidad de la escuela pública.



principalImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoprincipalEl Gobierno de Móstoles inicia las obras de reforma de los colegios públicos de la ciudad que fueron adjudicadas este mes de agosto. Unos trabajos que pretenden garantizar el bienestar de los menores en los centros educativos y la continuidad de la escuela pública, clave para ofrecer una Educación gratuita, de calidad y en equidad para todas las niñas y niños.


La Alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, acompañada por el Concejal de Mejora y Mantenimiento de los Espacios Públicos, David Muñoz, la Presidenta de la Comisión Especial de Estudio y Dirección de la Estrategia de Salida de la Crisis provocada por el coronavirus y Portavoz de Podemos, Mónica Monterreal, y la Concejala de Presidencia, Rebeca Prieto, ha visitado el CEIP María Montessori. En este centro se están realizando trabajos de conservación y actualización de los aseos para adaptarlos a la normativa de accesibilidad. También se han iniciado las obras en el CEIP Andrés Segovia, el CEIP León Felipe, el CEIP Margarita Xirgu, el CEIP Miguel Delibes, el CEIP Antusana, el CEIP Príncipe de Asturias, el CEIP Luis Lencero y el CEIP Pablo Sorozábal.


Las obras se incluyen dentro de la segunda fase del Programa de Inversiones Regional de la Comunidad de Madrid (PIR). Esta segunda fase incluirá actuaciones en 25 colegios con una inversión de más de 1,5 millones de euros. En la primera fase del PIR se realizaron obras en 21 centros de Educación Infantil y Primaria de la localidad.


A través de la Concejalía de Mejora y Mantenimiento de los Espacios Públicos, el Gobierno Local realizará obras en el saneamiento, las carpinterías exteriores, mejorará la accesibilidad en los aseos… La mayoría de los centros tienen más de 30 años, con lo que el paso del tiempo y el fin de la vida útil de los materiales usados en la construcción han derivado en daños en las instalaciones. Está previsto que la duración de las obras sea de unos tres meses.