A lo largo de la historia en diferentes culturas y desde la antigüedad, se han ido inventado multitud de métodos para evitar el embarazo y poder disfrutar tranquilamente del placer en las relaciones. Esto muestra claramente la separación de la función reproductiva de la sexualidad en la especie humana.


La píldora, el diafragma, los espermicidas, los dispositivos intrauterinos, métodos quirúrgicos...

El mejor método anticonceptivo es aquel que acepta la pareja, se tolera bien y se utiliza correctamente para su mayor eficacia . El uso de cualquier método anticonceptivo se debe negociar dentro de la pareja y para ello es necesario la planificación de las posibles relaciones coitales.


Como ya se ha dicho anteriormente, tanto el preservativo femenino como el preservativo masculino son excelentes métodos anticonceptivos, además de evitar las infecciones de transmisión sexual (ITS).


  Imagen01